El ácido acetilsalicílico (AAS) en el maratón

La arterosclerosis es una enfermedad en donde la placa (grasas, colesterol, calcio y otras sustancias que se encuentran en la sangre) se deposita dentro de las arterias.

La arterosclerosis es una enfermedad peligrosa que puede causar problemas graves, como ataque cardíaco, accidentes cerebrovasculares (derrames o ataques cerebrales) e incluso la muerte.

Aunque hay muchos corredores que saben que la padecen, hay otros tantos que lo desconocen. Así, se ha observado que una gran cantidad de las muertes súbitas al correr un maratón, se presentan en corredores con arterosclerosis.

Sin dudas, las exigencias físicas de un maratón son elevadas y requieren de un estado de salud elevado; caso contrario los riesgos pueden ser significativos.

Teniendo en cuenta lo que significa correr un maratón y la gravedad y recurrencia de la arterosclerosis, investigadores proponen a la aspirina como una forma de prevenir problemas cardíacos causados por esta patología. 

La aspirina (ácido acetilsalicílico) es un medicamento que neutraliza la actividad de las plaquetas en nuestra sangre; hace que la sangre se vuelva “más líquida”. Este efecto es importante para pacientes que tienen una tendencia a formar coágulos en las arterias del cuerpo, como por ejemplo en las arterias del corazón. Así que para una persona que padece de enfermedad del corazón, la aspirina ayuda a prevenir la formación de coágulos en las arterias coronarias, y por ende, previene infartos cardiacos.

En el maratón, prueba ésta, en la que se produce una leucocitosis (aumento de glóbulos blancos) a expensas de los neutrófilos y monocitos con bajada de los linfocitos, se tiende a una hipercoagulabilidad, en parte por la trombocitosis miógena (aumento de las plaquetas) pero  como contrapartida existe una fibrinolisis lo que hace que haya un equilibrio entre la formación y destrucción del coagulo; sin embargo en el maratoniano que tenga la sangre espesa por aumento de sus grasas (triglicéridos) puede presentar en el mismo día de la prueba o en los 2 posteriores a la misma, una hipercoagulabilidad que no esté lo suficientemente corregida para lo cual puede precisar de antiagregantes plaquetarios (aspirina) asociados a estatinas para bajar la cifra de triglicéridos y todo ello para prevenir un infarto de miocardio. Como veis, la importancia de un chequeo analítico de vez en cuando para ver cómo está el perfil lipídico es esencial para realizar eventos de este tipo con mayor margen de seguridad.

Si ya ha tenido un ataque cardiaco, la aspirina ayudará a reducir el riesgo de tener otro. También ayuda a mantener abiertas las arterias en aquellos que se han sometido a un revascularización del corazón (heart bypass) u otro procedimiento para abrir las arterias, como la angioplastia coronaria. Pero, debido a sus riesgos, la Administración de Drogas y Alimentos no ha aprobado la aspirina para prevenir los ataques cardiacos en personas sanas. Podría ser incluso dañina para algunas personas, especialmente para aquellos sin riesgo de enfermedades cardiacas.

Uso de la aspirina y sus efectos adversos

El ácido acetilsalicílico, es un fármaco AINE (antiinflamatorio no esteroideo) generalmente de rápida y completa absorción. Es comúnmente empleado por los deportistas sin comprender su farmacología básica, lo que puede repercutir en su rendimiento y su salud.

Las dosis habitualmente empleadas, suele depender del uso que se le dé al fármaco como antiagregante plaquetario, analgésico o antipirético.

Generalmente es empleado por los deportistas para disminuir la inflamación y suprimir el dolor tras las lesiones de los tejidos blandos e incluso en ocasiones es empleado para prevenir el dolor durante las actividades competitivas. No obstante, se suelen subestimar sus efectos adversos, destacando los que ocurren a nivel gastrointestinal especialmente en deporte de muy larga duración como las maratones y en aquellos deportistas parcialmente deshidratados.

Además, cabe añadir que hasta el momento no se han encontrado mejoras en el rendimiento deportivo en ningún estudio realizado a doble ciego, por lo que en principio su uso no estaría justificado en la mejora del rendimiento del deportista. Finalmente cabe destacar que este medicamento no está exento de interacciones con otros fármacos, tales como antioxidantes, antiácidos y antidepresivos entre otros, llegando a empeorar la salud y el rendimiento del deportista.

Respecto a sus efectos positivos:

En casos de gran destrucción muscular, podría ayudar como analgésico y antiinflamatorio, paliando los efectos de las microrroturas y procesos inflamatorios que se dan tras el deporte. A su vez, en situaciones en las que aumenta mucho la concentración de hematocrito (especialmente por encima del 50%) puede favorecer la hemodilución y evitar posibles trombos en situaciones peculiares, como por ejemplo en el alpinismo.

No obstante, a pesar de las creencias populares en relación a la mejora del rendimiento deportivo, el AAS, en principio no debería emplearse, salvo por prescripción médica, antes de realizar actividad física ya que la mayoría de estudios no han encontrado mejora del rendimiento y puede resultar perjudicial por ejemplo al provocar alteraciones gastrointestinales.

 Su uso abusivo, puede ocasionar úlceras y pérdidas de sangre, que pueden empeorar un estado de déficit de hierro o anemia ferropénica, afecciones padecidas habitualmente por deportistas, especialmente de resistencia. Así mismo, cabe recordar que su empleo no está exento de reacciones adversas y que puede interaccionar con diversos ayudas ergonutricionales y farmacológicas como las que se produce con los anticoagulantes.

Con todo esto, este artículo pretende ser de utilidad para comprender los efectos de este fármaco, conocer su posible aplicación en el campo del deporte y como minimizar los efectos adversos mediante el entendimiento de su farmacología y evitar las interacciones farmacológicas que puedan ocurrir al ser ingerido junto a otros medicamentos.

Páginas relacionadas:

http://2142runners.com/maraton-aterosclerosis-aspirina/

Anuncios