La dentadura en el corredor

La dentadura en el corredor
     
Importancia de la dentadura en el corredor

La dentadura posee una importancia primordial en la salud, no sólo en lo que respecta a la presencia de alteraciones inflamatorias, sino a la existencia o ausencia de simetría entre las arcadas dentales, que con el tiempo van a provocar modificaciones irreversible entre los dientes y la articulación de la mandíbula.

Existen evidencias de que las lesiones articulares y musculares se pueden producir por la infección en los dientes y en el tejido periodontal. Asimismo, la actividad deportiva de alta intensidad puede provocar caries.

El incremento de la respiración bucal, el estrés de las competiciones y la deshidratación pueden ocasionar, por su parte, una reducción de la saliva, lo que puede conllevar la aparición de caries. Además, el consumo elevado de carbohidratos, la ingesta de bebidas isotónicas gaseosas y los zumos favorecen la erosión del esmalte dental. Por ello, debemos centrarnos en la prevención.

En primer lugar, tenemos que prestar atención a nuestra nutrición, moderando el consumo de azúcares, incrementando la ingesta de bebidas, principalmente el agua. En caso de que tomemos bebidas energéticas, optar siempre por aquellas menos azucaradas.

Por último, es muy importante mantener una higiene dental adecuada, cepillarnos los dientes al menos dos veces al día y utilizar seda dental o irrigadores bucales, así como realizar revisiones frecuentes con el especialista, al menos una vez al año.

Las actividades deportivas se están extendiendo cada vez mas y las lesiones bucodentales son un factor negativo en esas practicas deportivas.En el corredor es fundamental la prevención de lesiones bucales y para eso el examen clínico (bucal) de cada deportista, es necesario para detectar caries con su correspondiente tratamiento y evaluar la salud gingival (encías) para la prevención de las enfermedades periodentales, en distintos estadios, comenzando con hemorragia gingival, provocando gingivitis marginal crónica (inflamación de encías) o la presencia de abscesos localizados. También se detecta en el examen, malposiciones dentarias y maloclusiones ya que un trauma facial de un jugador con protrusión de mandíbula, está mas expuesto a lesiones. Una pieza dentaria con salud gingival tiene mas soporte ante un impacto, que otra con enfermedad de encías.Algunas consideraciones a tener en cuenta:Cualquier deportista que ya de adulto tenga que usar aparatos correctores por el anormal crecimiento de su dentadura es sospechoso de inyectarse somatotropina.

El deterioro grave de la dentadura en la bulimia: Ocurre por desnutrición y carencia de vitaminas o por erosión de los ácidos gástricos al vomitar. Es el especialista quien debe estar al tanto de estos signos; pero también padres y entrenadores.

Y hablando de padres, conviene alertar de los beneficios de la masticación, cosa que cada vez se va perdiendo más en estos tiempos:

La ortopedia funcional es la única medicina preventiva de los problemas dentales del sistema masticatorio, pues se trata de guiar desde la erupción de los primeros dientes a una relación de equilibrio, luchando contra la mala alimentación blanda que se da actualmente (papillas, comida suave, hamburguesas, etc.), y procurando que la función de la masticación logre el desarrollo cráneo mandibular y así de esta forma se de la función adecuada.
Todo esto demuestra que los dientes, que han vivido toda su vida excitados fisiológica y equilibradamente, por haberse empleado a fondo con comidas duras y fuertes; poseen unos ligamentos perfectos con salud extraordinaria, lo que demuestra que una función masticatoria perfecta mantiene así mismo una salud bucal perfecta.
Si la dentición de leche, empieza a atrofiarse dejando de funcionar equilibradamente, por impedimentos, mal posiciones, caries, falta de tono muscular, masticación atípica con movimientos únicamente de apertura y cierre, alimentación blanda etc., el cambio a la segunda dentición se hará en estas condiciones y se establecerá un plano oclusal patológico con erupciones dentarias que impedirán los movimientos de lateralidad mandibular y por ese motivo no será excitadas las articulaciones Témporo-mandibular por falta de un buen recorrido en estos movimientos. El esmalte no se desgastará tal como estaba previsto por la naturaleza y no habrá auto limpieza, estos dientes nacidos en estas condiciones tendrán un soporte débil y fácilmente susceptibles a lesiones.

Relación entre oclusión dental y desalineación del Atlas:

La realineación del Atlas es capaz de influenciar positivamente eventuales posiciones incorrectas de la mandíbula, haciendo posible una mejora de la maloclusión. Molestias como la neuralgia del trigémino o la síndrome de la ATM (articulación temporomandibular) pueden empeorar a causa de una posición incorrecta del Atlas.

Leer más

El dolor de espalda, como la sobrecarga muscular en deportistas, puede ser provocado por múltiples causas que la Medicina del Deporte tiene bien etiquetadas, tales como; hernias, escoliosis, alteraciones de la longitud en miembros inferiores, con acortamiento de una extremidad, contracturas musculares tensionales, etc.

Pero se ha de tener presente, que un desequilibrio en las arcadas dentarias, a consecuencia de una mala oclusión, por falta o alteración de las piezas dentales, es un factor desencadenante de esta patología. Entre un 30%-40% de los dolores de espalda, son causados o agravados por una mala oclusión dental.

El cuerpo humano puede mantenerse en pie, gracias al equilibrio existente entre los diferentes planos quinesiológicos que lo conforman, a saber; visual-dental-escapular-pelviano-rotuliano-maleolar, los cuales están perfectamente alineados entre si, manteniendo la verticalidad. Una alteración posicional en cualquiera de ellos, implica un desajuste de todo el conjunto.

Ciñéndonos al terreno que nos ocupa, debemos conocer, que la mandíbula se articula con el cráneo, por mediación de la Articulación Témporo Mandibular (A.T.M.), la cual a su vez se interrelaciona con el equilibrio oclusal, evitando la disfunción.

Cuando existe un desequilibrio, bien por extracciones, malposiciones dentales, contactos prematuros, interferencias oclusales, patología inflamatoria pericoronaria, caries o movilidades de piezas dentales, hace que el paciente mastique más por un lado que por el otro, provocando un estrés muscular de carácter trófico, creado por una oclusión desequilibrada.

La mandíbula se articula con el cráneo, a nivel de la A.T.M. y a su vez está relacionada con la oclusión dental. Partimos de la base de un concepto tripódico, oclusión-equilibrio-función.
La fuerza muscular, a nivel de la musculatura masticatoria, es extremadamente potente (masetero, pterigoideo, temporal, etc.), la cual ejercerá un efecto adverso, en condiciones de desequilibrio, cuando el paciente mastica más por un lado que por el otro, de tal manera que instaura una mayor sobrecarga en un cóndilo que en el otro, con una zona desgastada en una hemiarcada, más que en la otra, es decir, la Dimensión Vertical (D.V.), de un lado es menor que en el otro, lo cual ya de por si es un factor desequilibrante.

Todo ello arrastra una malposición mandibular, lo cual hace que el cráneo y el hueso hioides, adopten una situación espacial anómala, lo que a su vez repercute sobre el raquis cervical, con una patología de sobrecarga. En un intento de adaptación se producirán malposiciones a nivel dorsal, que se verán incrementados por el ritmo de entrenamiento y la tabla de ejercicios realizados.
La continuidad de la patología y siguiendo la cadena descendente, afectará a las extremidades inferiores, con la aparición de síntomas típicos de una sobrecarga muscular, que persiste incluso durante el reposo.

Siempre que tengamos un deportista con un síndrome malposicional que genere una patología muscular de sobrecarga, se deberá realizar “ojalá sistemáticamente” una exploración de la oclusión dental, como un medio más para llegar a establecer el diagnóstico etiológico correcto que nos facilite un tratamiento adecuado.

La experiencia en Medicina del Deporte ha demostrado que después de una correcta terapia de equilibrio funcional cráneo-mandibular se observa una mejoría muy importante en el rendimiento de los atletas.

El dolor de espalda, que se presenta con gran frecuencia en nuestra sociedad, puede estar causado por multitud de causas entre las que destacan lesiones especificas de la columna (hernias discales, escoliosis, infecciones o tumores en la columna, etc.), alteraciones en las extremidades (acortamiento de una extremidad inferior), contracturas musculares, pero también un desequilibrio en las arcadas dentarias, ya sea por falta de piezas o por malposiciones dentales, puede ser el origen de un dolor de espalda; y esta causa casi nunca se sospecha.

Según Meersseman, de un 30-40 % de los dolores de espalda pueden estar causados o agravados por una maloclusión dental. El cuerpo humano se mantiene de pie, gracias al equilibrio existente entre todas las estructuras que lo componen. Una alteración, al nivel que sea, influirá en el resto del organismo. La mandíbula se articula con el cráneo mediante la articulación temporomandibular. Es una articulación guía y no soporta ser sobrecargada. Además, se articula mediante el contacto entre las piezas dentarias, que sí es una articulación fuerte, pero para que éste mecanismo funcione, es necesario que cada diente soporte la carga que le corresponde. Todas las piezas dentarias deben estar en perfecto equilibrio para evitar que sea la articulación temporomandibular la que se sobrecargue.

Cuando el equilibrio se rompe por extracciones o por malposiciones dentarias, se crea un síndrome de maloclusión que hace que unos músculos de la cara se contraigan más que otros, o que lo hagan de manera distinta, o bien que el paciente mastique más de un lado que de otro provocando una atrofia muscular por el lado que menos utiliza y una hipertrofia muscular compensatoria del otro lado, provocando una asimetría facial.

Y cuando la mandíbula entra en desequilibrio, según las cadenas musculares que se activen, el cráneo va a tomar también una posición espacial anómala, que actuará sobrecargando la columna cervical, y en un intento de adaptación, provocaría malposiciones a nivel de la columna, que darán lugar al mencionado dolor de espalda. Si es tratado con analgésicos o espasmolíticos, desaparecerá, pero al no haber tratado la causa, pasado un tiempo, volverá a aparecer y el paciente ingresará en el grupo de los enfermos crónicos de artrosis ficticias y artritis recidivantes, y todo ello debido a que los sanitarios no piensan habitualmente en la oclusión dental como causa del dolor de espalda.

El hombre según Agripa de Nettesheim se representa en equilibrio, de tal forma que si se modifica tan solo una de las longitudes se modifican todas las demás (desequilibrio estructural). De esta interrelación estructural se desprende que el organismo es un conjunto y que cualquier parte enferma podrá influir a distancia en otros lugares. Pero, la importancia con respecto a la influencia de la oclusión dental en el dolor de espalda radica en su alta frecuencia.

Desde el punto de vista de la posturología dental nos interesa observar si el paciente tiene un rostro equilibrado. Todos nosotros nos acercamos, en mayor o menor medida, a las proporciones aureas, pero es extremadamente difícil que éstas sean exactas. La asimetría facial se acompaña de una limitación en el movimiento de rotación de la columna vertebral hacia un lado y además una inclinación hacia ese lado del axis así como anomalía a nivel de la cervical sexta.

El Síndrome de disfunción cráneo-mandibular” (DCM) producido por falta de piezas dentarias, o porque estas estén desviadas, o por alteraciones en la articulación teemporomandibular, puede presentar habitualmente síntomas propios y también se pueden acompañar de síntomas a otros niveles como en el oído, síntomas neurológicos, etc.

    

Dentro de las alteraciones posturales que nos podemos encontrar, tenemos que hacer referencia a tres situaciones diferentes, como son: 

—Cadena ascendente. Hay alteraciones en las estructuras inferiores, ejemplo en el pie, por un mal apoyo, y a través del sistema ascendente provocan efectos desequilibrantes a nivel del órgano de la boca.
— Cadena descendente. Son alteraciones que tienen su origen en el sistema estomatognático (oclusión desequilibrada), desencadenando efectos a distancia en el resto del organismo.
— Cadena mixta. Existen componentes de las dos anteriores. este es un nivel más donde se pone de manifiesto la necesidad de una estrecha colaboración con el equipo médico deportivo, siendo la figura del fisioterapeuta u osteópata, junto con el odontoestomatólogo del deporte, quienes determinan en qué tipo de situación nos encontramos en cada deportista, individualmente, ajustando la terapia más adecuada para cada situación.

Siempre que exista un síndrome malposicional se debe buscar la causa, el diagnóstico es esencial, ya que el tratamiento dependerá de la causa, así si es ascendente, tendrá que ser tratado por el especialista adecuado, traumatólogo, ortopeda, etc. Si es descendente, el tratamiento lo realizará el odontólogo que deberá buscar la causa con precisión, mediante, análisis oclusal, radiopanorámicas, telerradiografía, etc. Los tratamientos pueden ser variados: hacer la escultura de las obturaciones dentales que no estén realizadas (obturaciones en las que no se ha conservado la forma original del diente o muela), ortodoncia (dientes o muelas malposicionadas), prótesis (cuando falten piezas dentarias), férulas de inoclusión, relajación o de reposicionamiento (dolor agudo a nivel articular).

Dolor mandibular de origen cardíaco

En las complejas estructuras anatómicas orofaciales, asientan muchos procesos dolorosos. Las algias orofaciales más comunes tienen su origen a nivel dental, periodontal o en estructuras musculoesqueleticas. Sin embargo, el paciente puede manifestar dolor en esta región, bien en dientes o estructuras musculoesqueleticas, y la fuente originaria localizarse a distancia. A este tipo de dolor se le llama dolor heterotópico. Una posible fuente de dolor heterotópico es el dolor de origen cardíaco

Leer más

La Caries

En nuestra boca habitan centenares de especies de hongos, protozoarios, virus, parásitos intracelulares y, sobre todo, bacterias. La mayoría son residentes permanentes, y muchos de ellos no viven en ninguna otra parte, ni siquiera en la boca de otros mamíferos. Estamos ante un ecosistema bastante complejo.

La caries es consecuencia del efecto corrosivo de los ácidos producidos por las bacterias, que forman parte de la flora microbiana de la boca, al degradar los azúcares procedentes de los alimentos.

Las caries dentales aumenta la proliferación de bacterias causando lesiones in situ como gingivitis, periodontitis, abscesos, etc, estas bacterias pueden penetrar el torrente sanguíneo y llegar al corazón ocasionando infección, hay una relación preocupante ya que el 50% de los pacientes portadores de caries tiene un riesgo de sufrir un evento infeccioso cardiovascular. Las endocarditis infecciosas que se relaciona como puerta de entrada bucal (caries y otros) usualmente se asocian con más frecuencia al Streptococcus del grupo viridans y en menor proporción con Staphylococcus.

Para evitar su desarrollo es recomendable limitar el consumo de azúcar y alimentos dulces o golosinas de todo tipo, especialmente los que tienen una consistencia dura o elástica y pueden adherirse con más facilidad a los dientes.

Quizá esto no deba sorprendernos. A la agradable temperatura de 36ºC, con una humedad constante y una fuente permanente de nutrientes, la boca es una especie de paraíso tropical para los microorganismos. Añádase la incesante llegada de vuelos del exterior -dedos, alimentos, lápices, cualquier cosa-, repletos de pasajeros microscópicos y tenemos todo un martes de carnaval.

Estos inquilinos ocupan cada centímetro cuadrado del interior de los carrillos, cada pliegue de las encías y cada cavidad de la lengua.

Incluso en una dentadura recién cepillada pululan millones de bacterias. Según los cálculos, entre 200 y 500 especies de bacterias, de las que se han clasificado unas 50, forman la comunidad de habitantes de la boca. Algunas son bacterias simples, con forma de esferas, bastones o filamentos, que se instalan en un lugar fijo y sólo se desplazan por la boca mediante la reproducción. Pero hay otras que emplean dichos filamentos a modo de hélices para ir de un lado a otro.

¿Qué sucede en nuestra boca cuando corremos?

Al correr la frecuencia cardíaca y la sudoración aumentan y la demanda de oxígeno se dispara, por lo que el ritmo de la respiración se acelera, especialmente a través de la boca. Estas exhalaciones reducen paulatinamente la producción de saliva, de modo que el PH para proteger los dientes desciende hasta un nivel de acidez del 5.5, cuando lo recomendable es que éste sea ligeramente alcalino, es decir, de 7,4. “Es frecuente que el corredor asiduo sea propenso a la sequedad de boca o hiposalivación, lo que supone un factor de riesgo, ya que la saliva es el principal protector frente a la caries, – una de las afecciones más frecuentes en estos deportistas -, y al desarrollo de enfermedades periodontales”.

Así pues, partir de una buena salud bucodental es fundamental, pero, igualmente, resulta importante mantener unas pautas correctas durante la práctica del running como “hidratarse bien y de forma constante con agua, o, en todo caso, con bebidas isotónicas, no carbonatadas” aconsejan tanto Rafael Naranjo como Manuela Escorial. Tras la carrera, los expertos advierten que gran parte de los problemas bucodentales de los deportistas derivan de esta fase postejercicio, pues los suplementos alimenticios, (barritas y geles energéticos, bebidas carbonatadas, zumos y batidos) favorecen la ingesta de un exceso de azúcares que pueden acarrear mayor acidificación dental y favorecer la aparición de caries, entre otras patologías. “El aporte de estos alimentos y bebidas, inmediatamente después del ejercicio, actúan desgastando el esmalte ya que los dientes se encuentran deshidratados en esta fase”.

Cuáles son los mayores problemas bucodentales que sufren los corredores

– Caries y erosión dental: La mayor ingesta de hidratos de carbono, junto con las bebidas carbonatadas, zumos, batidos o barritas energéticas de los corredores para reponer energía tras la carrera está directamente relacionado con la mayor probabilidad de padecer caries y las lesiones musculares. Asimismo, el estrés contribuye a que se produzca una reducción del flujo salival que, junto al entrenamiento intensivo y la deshidratación favorecen igualmente el desarrollo de caries.

– Enfermedades periodontales: La periodontitis afecta a los tejidos duros y blandos que soportan el diente y en sus fases iniciales puede manifestarse únicamente como un leve sangrado de encías al que el runner puede no dar importancia. Sin embargo, se trata de un proceso crónico infeccioso-inflamatorio que afecta por igual a la boca como a la salud general del resto del cuerpo y puede repercutir en el rendimiento del deportista. En este sentido, numerosos estudios relacionan la enfermedad periodontal con enfermedades cardiovasculares, como el infarto agudo de miocardio, infecciones respiratorias, diabetes e, incluso, con la artritis reumatoide. “El runner por correr no desarrolla periodontitis, pero por eso es importante partir de una buena salud bucodental o tratarla a en sus fases iniciales”

Actualidad 15 Nov 2013

 Un grupo del Área de Genómica y Salud de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio) ha descubierto una nueva bacteria anticaries a la que han bautizado con el nombre de ‘streptococcus dentisani’.

Los investigadores creen que el producto final se podrá comercializar en forma de chicle, enjuague bucal o probióticos y yogures. La Consejería de Sanidad ya ha patentado el uso comercial de la nueva bacteria, cuya comercialización se está negociando con diferentes empresas del sector de la alimentación e higiene bucal.

El objetivo es desarrollar un producto a un “precio razonable para que la producción a gran escala sea rentable y contribuir a una mejora de la salud pública”, comenta Alejandro Mira, director de la investigación.

Los investigadores cultivaron esta bacteria en el laboratorio junto con la que causa caries y han confirmado que el estreptococo dentisani elimina a las bacterias dañinas.

Después de esto, Mira ha realizado pruebas en Ámsterdam con un modelo de boca artificial. El resultado de las pruebas ha confirmado que la presencia de la bacteria disminuye entre 3 y 10 veces la producción del ácido que provoca las caries.

El siguiente paso, antes de los ensayos clínicos con humanos, serán las pruebas de seguridad alimentaria para demostrar que el producto “no es tóxico” y las de escalado industrial, que podrían durar un par de años.

Según Mira, al no ser un medicamento, si se comercializa como alimento tipo probiótico, “en cinco años el proceso podría estar en el mercado”.

La salud física y bucal es primordial para el buen rendimiento de todo deportista. Está comprobado científicamente que muchas lesiones articulares y musculares son consecuencia de focos infecciosos dentarios. En medicina se entiende por foco al centro principal de una enfermedad (generalmente infecciosa) a partir del cual se originan en zonas distantes eventuales alteraciones, provocando lo que se llama una sepsis (que significa contaminado, enfermo).

Esta diseminación tiene como vehículo la sangre, que provoca una verdadera “siembra” de microbios en todo el organismo.(septicemia)

En odontología se entiende por focos sépticos dentarios a aquellos que se localizan en los ápices de las raíces de las piezas dentarias y zonas vecinas causadas por caries llamadas penetrantes (o sea que pasan al nervio) y llegan a la raíz.

Además se encuentran las lesiones periodontales (o “piorrea”) que afectan las encías y a los tejidos de soporte de los dientes.

En el deportista este concepto es de suma importancia porque la sangre los deposita selectivamente en músculos y articulaciones provocando desgarros crónicos, dolores articulares, lesiones tendinosas, etc.

La ausencia de piezas dentarias trae además otras consecuencias importantes a considerar: la digestión comienza en la boca, aquellos deportistas que le faltan piezas dentarias y no son remplazadas por medio de prótesis, no trituran bien el alimento, lo ingieren así, sometiendo al estómago a una función que no le es propia, por lo tanto habrá mala nutrición y desventaja en la alta competencia.

Por consiguiente, la mala nutrición, la salud deficiente, disminuye el físico y trae desventajas en la competición, por lo cual todo deportista debería tener en cuenta el concepto de boca sana y visitar al especialista y por supuesto un buen cepillado después de las comidas.

Disfunción Temporo-Mandibular 

Ejercicios de relajación.

La articulación témporo-mandibular es la articulación que une la mandíbula con el cráneo, se mueve simétricamente cuando abrimos y cerramos la boca; es susceptible de sufrir diversas patologías siendo la más frecuente los que denominamos disfunción témporo-mandibular o un mal funcionamiento de la articulación que ocasiona diversos síntomas como dolores o bloqueos articulares. Para ello, aquí se indican una serie de ejercicios que el paciente puede realizar para su mejor recuperación.

Para mantener la movilidad articular:

-Movilidad de la mandíbula hacia delante y atrás.
-Movilidad lateral hacia ambos lados.
-Apertura y cierre (evitar que la mandíbula se mueva hacia los laterales).
Realizarlos lentamente entre 5 y 10 repeticiones 5 veces al día.

Para lograr fuerza muscular y reducir el dolor:

*Ejercicios isométricos
-Con la mano sobre la pera empujar hacia abajo, al mismo tiempo cerrar la mandíbula (sin que se produzca movimiento).
-Con la mano debajo de la pera abrir la boca impidiendo el movimiento con la mano.

*Lateralidad forzada: mover la mandíbula hacia un lado y al final forzar un poco empujándola con la mano suavemente, luego el otro lado.

*Avance de la mandíbula: llevar la mandíbula hacia delante y al final agarrándose con las dos manos el mentón forzar un poco la mandíbula hacia delante.
Realizarlos lentamente entre 5 y 10 repeticiones 5 veces al día.

Se pueden realizar técnicas específicas para evitar el dolor, como son los puntos gatillo sobre cada músculo de la masticación, para evitar la rigidez en dicha articulación y la consecuente irradiación hacia la columna cervical. También son efectivas las movilizaciones pasivas de la columna cervical combinadas con movimientos activos de la articulación témporo-mandibular.

El estrés y el consumo abusivo de chicles son las principales causas de sobrecarga de la articulación Temporomandibular

El Síndrome de Articulación Temporomandibular (ATM) indica la afección de la articulación que une la mandíbula con el cráneo. La importancia de esta articulación radica en el continuo movimiento al que está sometida, junto con cargas, cambios funcionales u hormonales que experimenta. Este problema consiste en la aparición de chasquidos de la articulación, dolor y en algunas ocasiones el bloqueo de la mandíbula cuando ésta queda trabada.

Esta dolencia afecta fundamentalmente a las mujeres en comparación con los hombres en una relación de 9 a 1, siendo la mayoría mujeres jóvenes de entre 18 y 35 años. Entre las causas de esta mayor incidencia en mujeres encontramos una mayor elasticidad en el tejido de la mujer junto con laxitud (ligamentos más débiles), además de factores hormonales (por la mayor cantidad de estrógenos).

Hasta un 40% de los adolescentes han podido padecer algunos de los síntomas del Síndrome de la ATM. Este porcentaje tan elevado indica la existencia de hábitos masticatorios incorrectos, como masticar chicle de manera abusiva, masticar cosas muy duras, o incluso morder lápices o morderse las uñas. Por ello, muchos de los hábitos que tenemos en la actualidad pueden provocarnos problemas en la articulación temporomandibular, con las consiguientes consecuencias que puede desencadenar (como contracturas cervicales, dolores de cabeza, dolores musculares, alteraciones del sueño, entre otras.) debiendo realizar un tratamiento kinésico que involucre el origen del problema.

 

Estrés y bruxismo

Junto con la existencia de estos hábitos incorrectos, el estrés constituye otro de los más importantes factores en el desarrollo de este problema. En este caso, la mujer suele ser la que padece con más frecuencia este síndrome provocado por el estrés, y por su mayor tendencia al bruxismo (hábito de apretar o rechinar los dientes –puede ser nocturno o diurno-) como un medio para liberar las tensiones. Esto genera sobrecargas articulares o una mayor presión sobre la articulación. Asimismo existen otros factores que pueden llevar al desarrollo de este síndrome de la ATM como los golpes sobre la mandíbula.
Se relaciona la existencia de determinadas hormonas (como la prolactina) con una mayor probabilidad de padecer este problema. De esta manera los pacientes con artritis reumatoidea son más propensos a padecer esta lesión. 

Prevención y tratamiento

En esta dolencia, el tratamiento pasa por distintas fases desde los diferentes métodos conservadores hasta llegar al último escalón que es la cirugía, y a la que se recurre en los casos en los que los tratamientos conservadores no consiguen la mejoría del paciente.
El primer escalón del tratamiento consistiría en la adopción de hábitos más correctos, como el no apretar los dientes o el masticar cosas menos duras y de una manera más adecuada. Realizando ejercicios para la boca y usando relajantes musculares por prescripción médica.
Además se pueden colocar férulas de descarga fundamentalmente para las personas que padecen bruxismo acompañado de técnicas kinésicas manuales específicas para los músculos masticatorios y ejercicios adaptados a la disfunción de cada caso en particular. Gracias a estas actuaciones se consigue un porcentaje de éxito del 95% de los casos.

Dolores musculares de cuello y espalda e incorrecta masticación

En el caso de deportistas sometidos a programas de alto rendimiento físico, las afecciones cobran mayor importancia

El 30% de los dolores musculares de cuello y espalda se deben a una incorrecta masticación, especialmente por mordida cruzada, según ha asegurado la responsable Sanitario y de Calidad y miembro de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental, Blanca Longás.

Y es que, el cuidado de la salud bucodental por parte de la sociedad y, sobre todo, por los deportistas es esencial para evitar afecciones que pueden derivar en lesiones inflamatorias, musculares y/o articulares.

De hecho, en el caso de deportistas sometidos a programas de alto rendimiento físico, las afecciones cobran mayor importancia por el desgaste que experimenta el sistema músculo-esquelético en los entrenamientos o partidos deportivos.

Una de las posibles causas del menor rendimiento físico por parte de los deportistas puede deberse a procesos inflamatorios en músculos y articulaciones que tienen su origen en la aparición de infecciones en la boca. Los procesos infecciosos, ya sean de origen dental o periodontal, pueden ralentizar la contracción-relajación del músculo y provocar una pérdida de tono fibrilar y sensación de fatiga en el deportista.

“Las malposiciones dentales y ausencia de dientes dificultan la masticación mermando la efectividad nutritiva al no poder triturar los alimentos con normalidad, que a su vez alteran el funcionamiento del aparato digestivo, que tiene que hacer un mayor gasto de energía con una digestión más lenta y por tanto, disminuye el poder energético del atleta con desventaja en la competición deportiva”, ha comentado la experta.

Dicho esto, ha avisado de que la práctica de deportes como el rugby, artes marciales, boxeo, balonmano, esquí, surf o voleibol, entre otras muchas disciplinas, que están consideradas por la American Dental Association (ADA) como deportes de riesgo, pueden favorecer la rotura de piezas dentales por fuertes impactos en entrenamientos o competiciones deportivas.

“Tras un fuerte golpe puede verse afectada la articulación temporomandibular, aparecer microtraumatismos en los maxilares e incluso fractura mandibular y/o maxilar, traumatismo craneoencefálico o conmoción cerebral. Además, es frecuente que los impactos en este tipo de deportes de riesgo provoquen rotura de labios y sangrado”, ha apostillado.

Así, y con el objetivo de evitar que este tipo de traumatismos interrumpan la actividad deportiva de los atletas, los expertos han recomendado el uso de protectores orales individualizados que cubren los dientes y la encía adherida, protegiendo toda la dentadura.

Por otra parte, para mantener una buena salud bucodental es recomendable que los deportistas no abusen en su dieta de los hidratos de carbono, ya que son el sustrato energético de los microorganismos de la placa bacteriana. Además, las frecuentes comidas para aumentar la ingesta energética y ayudar a estabilizar la glucosa sanguínea en los deportistas de élite puede ser factor de riesgo de caries.

Del mismo modo, las revisiones bucodentales periódicas por parte de los deportistas en la pretemporada y a lo largo de la época de competición son esenciales para evitar dolencias dentales. “Hay que acudir a realizarse una revisión bucodental al menos dos veces al año. El cepillado de dientes y el uso del hilo dental después de cada comida, sobre todo por la noche, cuando disminuye el pH de la boca, son algunos de los hábitos higiénicos que ayudan a reducir el riesgo de caries”.. Pero OJO :

Una sustancia controvertida en el cepillo de dientes

El triclosán está permitido en la pasta dentífrica en EE. UU., pero no en el jabón ni en las toallitas. Leer más

Más información:

http://tn.com.ar/salud/lo-ultimo/estuvo-20-anos-sin-lavarse-los-dientes-y-esto-fue-lo-que-paso_806518#cxrecs_s

https://consumer.healthday.com/espanol/environmental-health-information-12/chemical-health-news-730/una-sustancia-controvertida-puede-permanecer-en-su-cepillo-de-dientes-727903.html

http://news.doccheck.com/es/newsletter/4528/30476/?utm_source=DC-Newsletter&utm_medium=E-Mail&utm_campaign=Newsletter-ES-DocCheck+News-2018-02-02&user=bc08eafc5107485b6b757682b601da36&n=4528&d=28&chk=6a7b7c86b0b39370a505f9fb94a2edb3

http://muysaludable.sanitas.es/salud/dental/peligros-del-blanqueamiento-dental-casero/

http://www.correresdevalientes.elmundo.es/vida-sana/como-afecta-el-running-a-nuestra-boca